La memoria colectiva de esta tierra…

Los Zopilotes Txirriaos

La memoria colectiva de esta tierra…

La memoria colectiva de esta tierra resulta frágil como la de un borracho nadando en licor de a cincuenta grados. Parece que la conciencia de clase se diluye con estrépito justo en el momento donde los estatus sociales están más equidistantes.
Economía de mercado y mordida en la arteria, donde por encima de la moral y de la historia de cualquier pueblo, está el imperio del gringo mas hambriento, que como los cerdos con las trufas, huelen y rastrean beneficio pisando a bomba y fuego cualquier frontera con feliz beneficio. Potencias mundiales que sueñan con el poder más absoluto, el que hace que dicten las leyes que les abren las puertas de la ocupación y la barbarie.

Un país de mierda que nunca ha dejado de estar en guerra, que ha bendecido dictadores con salves de metralla, mientras la pobreza devora las entrañas de su propia nación, y que sirve de espejo y ejemplo a seguir para el resto de las llamadas potencias mundiales.

Terrorismo perfumado con barras y estrellas de purpurina. Una democracia que sirve de Caballo de Troya para derrocar regímenes a propio antojo y saquear sociedades hasta esclavizarlas con el miedo y los grilletes de un capitalismo genocida y voraz.

Hoy las mentiras y el plomo llaman a la puerta de Siria y Europa calla mientras sigue estabulada en el pesebre que le llena el gringo. Se lo llena con deuda y tenazas en las pelotas, convirtiéndonos en cómplices del genocidio más depravado.
Miramos hacia otro lado, y no somos capaces de ver como esta sociedad naufraga en el mar de sus putas mentiras. Normaliza los extravagantes asaltos y no alcanza a entender que hace tiempo que también nos invadieron y clavaron sus banderas en las colinas de nuestra propia identidad.

Malditos sean. Malditos seamos.

Comentarios

pinches comentarios